5 de agosto, camino a Valencia

Hemos pasado la noche con calma total, mar como balsa de aceite, estrellada.

Relax para descansar pero añorando el viento. Por la mañana algunos delfines en la distancia, ayer también se vieron.

Parada de rigor para desayuno, baño y aseo en una piscina graaandeeee.

Y seguir a motor, con promesa de viento en un par de horas.

Es como navegar en una balsa de aceite.

La única ventaja de la calma, una comida relajada, aunque sofocante. (Spaguetty con atún)

A las 15:00 del 5 estamos a 66 millas, y a motor.

21:00 Seguimos sin viento e incluso amenaza de lluvia 😉

La llegada a Valencia, a las 2 am del 6, pone algo de incentivo, tormenta electrica, se funden luces de proa, lluvia.

Fin de esta aventura!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s