Resumen de viaje

Si te gusta navegar a vela, Cerdeña y su Costa Esmeralda es siempre una muy buena elección, viento de poniente y casi constante sobre 20 nudos, con muchas opciones para fondeo o bien atraque.

La travesía, desde Menorca ofrece casi siempre buenos vientos de través o largos, aunque hay que determinar fechas potenciales en función del caprichoso y malhumorado Golfo de León, intentando no caer en sus garras.

La llegada a Cerdeña puede hacerse por su costa oeste, en Alghero, Castelsardo o Isola Rossa todos muy recomendables y agradables.

El siguiente tramo será ya pasado el norte de Cerdeña, las Bocas de Bonifacio, y nuestra recomendación sería hacer puerto en el mismo Bonifacio, muy abrigado de cualquier viento y lugar divertido para una noche, cenar en las callejuelas de su castillo es una experiencia.

Desde esta recalada empieza la aventura por Costa Esmeralda, todo es muy interesante y con buena navegacion, sólo incluimos algunos puntos de interés que nos resultaron atractivos.

Lavetzzi, para no perderselo, mejor sin fuertes vientos, aunque siempre hay algo. Se puede fondear bien si se llega a muy primera hora, antes de 9am, o última, después de las 7pm. De noche incluso podéis amarrados a u a boya si hay libres , pero dejarla antes de las 9am ya que los guardas se enfadan;-). Pasar un día y noche allí es especial.

Cerca de Lavetzzi otro lugar para no perderse, Razzoli/Budelli/Santa Maria un trío de islas donde hay playas espectaculares, recomendamos Budelli o Santa María, por estar protegidas del Oeste/Noroeste, y al menos en Budelli hay boyas (recordar que para navegar por Madalena debéis tener un permiso que puede sacarse en http://www.lamaddalenapark.it/ente-parco/rilascio-permessi .

Desde alli al este de isla Maddalena, en Porto Massimo (único puerto con restaurante y algo de infraestructura de apoyo a averias) puerto o boyas, o Spalmatore, a media milla de Massimo, más bonita y con servicio de boyas.

Frente a las anteriores, Cala Garibaldi es un buen lugar de recalada, tranquilo y con buen fondeo.

Pasando por el oeste, en Caprera, encontramos cala Coticcio, siempre a tope de visitantes y con casi nada de playa, ni paramos nosotros.

Un lugar para no dejar de visitarlo es Cala Gavetta, es el pueblo de Maddalena. No aceptan reservas pero si llegáis no muy tarde, por el canal 74 os dan amarre. Un pueblo delicioso, con puerto pescador con encanto y oferta gastronómica amplia, infraestructura mínima pero aceptable para barcos, todo menos ducha, que es privada y de pago aparte.

Nosotros llegamos hasta Olbia, su puerto está bien protegido y muy buena ínfraestructura, pero la ciudad no muy interesante. En nuestro caso fue para recoger a nuevos tripulantes que llegaron a su aeropuerto, a un minuto del puerto y con servicio de recogida. Otro aeropuerto potencial de llegada al norte de Cerdeña es Alghero.

Merece una mención la experiencia en Porto Pozzo, una entrada espectacular al norte de Cerdeña, donde amarrados gratis, a cambio de cenar en su excelente restaurante 😉

Existen cientos de opciones para cada día, con pocas horas de navegación entre ellas, sólo recordar, si no llegáis pronto a los lugares más especiales recomendados, va a ser complicado encontrar fondeo…aunque casi siempre, algo queda como opción cercana. (https://www.ongoldroad.com/turismo/playas-de-cerdena)

(https://civitavecchia.portmobility.it/es/de-olbia-la-costa-esmeralda-las-playas-mas-bonitas#)

(https://conbilletedevuelta.com/10-lugares-que-ver-en-costa-esmeralda/)

En definitiva, viaje perfecto para amantes de la vela, muchos lugares de amarre alrededor de los 100 euros noche, con muy buen servicio de apoyo, mucho viento casi todos los días, calas preciosas, y saturadas si no llegas pronto, o muy tarde, amabilidad italiana y buena gastronomía, adaptada a cada bolsillo….si no vais a lugares VIP como porto Cervo o porto Rotondo, entre otros.

La vuelta, por la costa Oeste es un paseo casi sin viento, pueblos pequeños y precios mucho mas asequibles, puertos amables y solitarios con playas tranquilas.

Nuestra última parada de despedida fue Stintino, un pequeño puerto antes del paso de Fornelli, y donde existe una bahia alucinante, de una profundidad media de 4 mts con arena blanca (pasaje della Pelosa) y aguas esmeralda donde merece la pena fondear, incluso de noche la próxima vez.

Nos vamos de Cerdeña con muy buen sabor de boca y habiendo disfrutado de una cultura, amabilidad y gastronomía muy atractiva. De vientos constantes que aprendes a querer y disfrutar. Y de haber alimentado a una medusa, que creo recordaré por algún tiempo 😉

Buenos vientos a todos!

Anuncios